“Jales” de campaña e impactos en la segunda vuelta electoral

Editorial
Typography

ERP. No es la primera vez que el fujimorismo recluta a profesionales destacados. En la época más polémica de gestión, tuvo en sus filas a Pablo Macera, Alberto Bustamante Belaúnde y Martha Hildebrandt, entre otros, a quienes no importó los problemas de fondo, que llevaron a la interrupción democrática el 5 de abril de 1992 y finalmente se fueron por el camino más sencillo y más efectivo desde el punto personal.

En esta oportunidad se inicia la migración hacia Fuerza Popular, y esta movilidad ha comenzado con Elmer Cubas, integrante del equipo de Todos por el Perú y además, quien ha reconocido que estuvo ad portas de participar en las marchas ¡Keiko no va!; además de Hernando de Soto, promocionado como un economista con alto prestigio fuera del país.

Elmer Cubas, es un destacado economista y cuyo prestigio lo presentaba como estandarte el ex candidato presidencial Julio Guzmán, fue un crítico caustico respecto al programa de gobierno de Keiko Fujimori; todas estas diferencias se han opacado y al contrario construyó con la inmediatez de la campaña, un argumento que sustenta su movilidad hacia Fuerza Popular.

Por su parte Hernando de Soto, se presenta como un economista que ha asesorado a más de 30 gobiernos del mundo y tras sus declaraciones encuentra totalmente válido su nueva alineación política. Considera que no existe similitud entre el padre y la hija y que son personas totalmente distintas.

Hernando de Soto ingresó a trabajar en el Estado peruano en la época de Alan García Pérez, percibió que Mario Vargas Llosa pudo ser un candidato ganador en 1990, y lo apoyó en su campaña; después que el escritor fue derrotado, migró hacia la gestión de Alberto Fujimori, de quien dice se alejó por la intromisión de terceros en las decisiones de gobierno.

Expresa ser el artífice de los acuerdos económicos y del contenido de la Constitución de 1993, y considera que pretendió denunciarlo internacionalmente por el incumplimiento de varios de los acuerdos; sin embargo, se muestra cómodo en su nueva adhesión a Fuerza Popular y promete realizar la gran revolución para convertir en formal la gran masa de informales que existen en la economía sobre todo la actividad minera informal y artesanal.

Para dar muestras de su fidelidad y con gran capacidad argumentativa, se presentaron estos dos “jales” en la mayor parte de los programas de televisión del domingo donde expusieron sus motivaciones que los llevaron a seguir a Keiko Fujimori.

Hernando de Soto, ha sido duramente cuestionado por Mario Vargas Llosa en su libro "El pez en el agua". Primero, no cree realmente que su apellido sea antepuesto del "de.." y luego detalla lo que considera en concordancia a voces del momento ser "...un hombre con más ambiciones que principios y de dudosa lealtad".

Luego de analizar la conducta del ahora flamante "jale" de Keiko Fujimori, Vargas Llosa en el libro de sus memorias política precisa sobre Hernando Soto y no de Soto de la siguiente manera "La maniobra no tuvo mayor efecto político en favor de García, como éste esperaba, pero sirvió, en lo que a mí concierne, para conocer los alcances insospechados del personaje al que, con mi ingenuidad característica, llegué a creer en un momento capaz de adecentar la política y salvar al Perú”.

Por el otro lado, Pedro Pablo Kuczynski, quien en el 2011 fue aliado en la segunda vuelta electoral de Keiko Fujimori, comenzó a ser receptor de una retahíla de críticas por parte de su contendora, sobre el contenido de su plan de gobierno y sobre los actos mismos que realiza como candidato presidencial, entre ellos, el haber viajado a Estados Unidos por más de una semana.

Por el momento, y en apariencia, Keiko Fujimori ha demostrado más bríos en su estrategia y viene arrinconando a su contendor. Evidentemente, estamos a menos de un mes para la realización de las elecciones y se estima, que Pedro Pablo Kuczynski pueda mirar su realidad, esclarecer sus propuestas, generar consensos más inteligentes y enfrentar con mayor inteligencia este balotaje.

Por el momento, sus aliados César Acuña y otros, no le son importantes en ese ánimo de buscar situaciones mediáticas que le permitan ganar en prestigio, lo que no implica que deseche su respaldo, sino simplemente saber ubicar exactamente ese apoyo, de tal manera que suma ese apoyo y no le agregue cuestionamientos.