Archivo judicial del caso Comunicore ¿El futuro de Lava Jato?

Martín Cornejo Cornejo
Typography

ERP. (Soc. Martín Cornejo Cornejo). Nos preparamos para asistir al desfile de los inculpados del caso Lava Jato en el Perú, con la esperanza que esta vez caigan los verdaderos “peces gordos” de este caso de corrupción, que consideramos el más importante después del vladivideo que comenzó a develar la parte más oscura y delictiva del régimen fujimorista.

La ciudadanía tiene puesta la esperanza que, con la ayuda de la justicia de otros países como Brasil y EEUU, cual castillo de naipes, se desmorone todo el edificio de la corrupción en el país sin importar caiga quien caiga. Si digo que “…con la ayuda de la justicia de otros países”, es porque nadie cree en la capacidad moral de la justicia peruana para enfrentar estos casos. Y cuando un sector de la ciudadanía quiere comenzar a creer en el sistema de justicia peruano, ellos mismos se encargan de volvernos a la realidad.

Ayer mismo, recibimos una noticia que nos indigna, nos llena de frustración y de rebeldía. Los catorce implicados en el caso Comunicore de la Municipalidad de Lima, el caso más grande de corrupción municipal de los últimos tiempos, han sido absueltos sobre el supuesto de la prescripción de los delitos cometidos. Así de fácil y sencillo queridos compatriotas: Se han tirado treintaseis millones de soles del Estado Peruano, pero no les pasa nada y anteriormente como premio por dicha hazaña, el alcalde Luis Castañeda fue reelegido para un nuevo período. Es decir, no hay un solo condenado por este caso y el principal implicado ha sido premiado con cuatro años más de mandato municipal.

Esta situación nos plantea seriamente algunas interrogantes ¿Existe voluntad real de acabar con la corrupción en el país? ¡Qué falta para que esto sea realidad?. Lo que vemos hasta ahora, al menos en la clase política, es el clásico doble discurso. Los corruptos son ellos, nosotros no. Y en el partido aprista como las mejores bandas organizadas “métanse con todos, pero no con el jefe”.

Situaciones como éstas refuerzan la desconfianza en la justicia y la democracia en el país y hacen pensar que para responder a la presión mediática del caso Lava jato, seguramente tendremos más detenciones, juicios larguísimos, peleas en el congreso, acusaciones mutuas, silencios culposos y otros obligados por las amenazas o sabe Dios qué circunstancias. Es decir, mucho, pero mucho circo. Pero lo cierto es que al igual que el caso Comunicore, en un año, todos serán liberados o absueltos por falta de pruebas, prescripción, porque la acusación ha sido mal hecha o mal sustentada, etc. Y la justicia en el Perú…. Ahí se va muriendo.

* Martín Cornejo Cornejo, sociólogo.