¿Quién piensa la ciudad?

Juan Manuel Aguilar Hidalgo
Typography

ERP/Juan Aguilar Hidalgo. ¿Qué tipo de ciudad queremos?, ¿Cuáles son las metas para una ciudad como Piura?, ¿Estas metas van de la mano con la calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas que vivimos en ella?. Mediante la presente reflexión, buscamos encontrar algunas respuestas a los problemas que se perciben en nuestra principal urbe creada y recreada como consecuencia de la migración de los años 50 que reconvirtió la tendencia del poblamiento urbano de Piura.

Planificar la ciudad implica definir objetivos y metas que requieren necesariamente decisiones políticas, que incluso pueden exceder la esfera de lo técnico. Sin embargo, es recomendable que la técnica acompañe las decisiones políticas, delo que se trata finalmente es de lo que debe hacerse para alcanzar las metas de una ciudad al servicio de los ciudadano y las ciudadanas.

Pensar la ciudad o planificarla requiere de un conjunto de normas y directrices, las cuales en su mayoría ya están dadas, pero se requiere implementarlas; se necesita también entender las relaciones físicas, biológicas, económicas, sociales, etc. de cada espacio territorial.

Ante las críticas de las últimas semanas (años diría yo) a la autoridad municipal por problemas en el tránsito, la escasez de áreas públicas para la recreación familiar, el orden y la limpieza pública, nos preguntamos, ¿Quién piensa la ciudad?, algunos aspectos sencillos pero que ameritan atención son los siguientes:

¿Es posible regar las áreas verdes en horarios que no coincidan con las horas punta del tráfico, lo mismo para el barrido de calles y avenidas?

¿Se puede recuperar algunas zonas destinadas para áreas verdes que hoy son solo arenal para que sirvan de estacionamiento tales como han hecho Arequipa y Trujillo?

Acaso es muy difícil contar con un sistema de semáforos inteligentes que ayuden a mejorar el tránsito y que “liberen” algunos (as) policías para otras tareas como la lucha contra la delincuencia. Es posible que vía convenio, o algunas medidas similares, la policía municipal dirija el tránsito. En Miraflores y San Isidro en Lima, los agentes de fiscalización municipal apoyan con el tránsito.

Ya pensando en cosas mayores:

Es posible contar con una red de “túneles” que permitan mejorar el tráfico, sino podemos ir por arriba porque nuestras calles no lo permiten, por qué no vamos por abajo. Qué dicen los técnicos.

Tan difícil es contar con un sistema de cruces a desnivel (by pass), como lo tienen algunas ciudades del sur.

Si ya sabemos que las lluvias con “Niño” o sin él nos afectan, por qué no somos capaces de prever los recursos para que una vez terminadas las lluvias recuperar en el más breve plazo pistas, calles y veredas afectadas.

Por qué no desarrollamos en determinadas sectores de la ciudad circuitos viales exclusivos para moto taxis y motos lineales, y así mejorar el caos, la imprudencia y los accidentes. Varías avenidas de la ciudad tienen carriles que permitirían hacerlo.

Acaso no podemos soñar con una red de ciclo vías. En vez de tener “jardines” centrales en avenidas como la Grau, Circunvalación o Cáceres, etc. llenos de arena y basura, por qué no hacer ciclo vías.

¿Quién Piensa la ciudad?

Foto: César Leigh.