22
Mar, May

Paolo Guerrero y el fallo que lo deja fuera del Mundial de Fútbol Rusia 2018

Andrés Vera Córdova
Typography

ERP. Nadie duda del aporte fundamental de Paolo Guerrero en la clasificación peruana e igual de sus argumentos de inocencia respecto al consumo de sustancias prohibidas. Pese a ambos fundamentos, nuestro seleccionado no estará presente en el Mundial de Fútbol Rusia 2018, por decisión del Tribunal de Arbitraje del Deporte el cual lo suspendió por 14 meses. La medida draconiana ha sido criticada por todo el país.

Paolo Guerrero, ha realizado una carrera futbolística impecable. Desde su emigración hacia Alemania y posterior traslado hacia Brasil, ha demostrado ser dueño de dones heredados de su familia y formado con la dedicación de quienes aman el fútbol. José “Caico” Gonzáles, su tío pese al tiempo transcurrido desde su abrupta desaparición es recordado con mucha nostalgia por generaciones que lo conocieron.

Palabras de Paolo Guerrero tras fallo del TAS

Seguía sus huellas con ejemplar dedicación. Excepto su temperamento en la cancha de juego, jamás se le conoció debilidades y estar inmerso en escándalos. Consecuencia de esa actitud y de esa conducta, formó parte del seleccionado peruano en la era de Ricardo Gareca. En tanto otros no fueron convocados, se convirtió en el principal jugador y logró armonizar con jóvenes deportistas quienes entendieron que la clasificación era una posibilidad.

Un buen fútbol en los partidos finales y un poco de suerte gracias a los puntos logrados en mesa, devolvieron la alegría de millones de peruanos, que tienen en este deporte su principal afición. En toda esta gesta estuvo el capitán Paolo Guerrero y él mismo entendió que era el referente de los demás contribuyendo a la solidez del grupo humano que nos devolvió a esta competencia mundial después de 36 años.

Envuelto en una circunstancia dudosa, se le suspendió y toda la alegría por la clasificación se opacó con la noticia. Lo que nunca decreció fue el convencimiento de Paolo de su inocencia. Él lo ha manifestado y lo repite con constancia, nació para el fútbol y vive para el fútbol y es lógico entender que este fallo lo sustrae de una de sus pasiones principales.

Su madre doña Petronila Gonzáles, con la rabia propia de una madre ha declarado a los medios de comunicación y ha manifestado aspectos que ponen en duda los procedimientos de la FIFA y sobre todo, el rol de las instituciones deportivas peruanas e incluso de Claudio Pizarro, quien por la edad y bajo rendimiento con la selección es improbable que tenga opción de jugar. Hablar en estos momentos y en el calor de la información no es conveniente. Doña Peta debe mantener silencio, es lo más recomendable.

Posterior a las declaraciones de la madre de Paolo, el propio jugador ha declarado y es lógico, se le nota nervioso, acongojado, triste y quizá destrozado. No es para menos y debe comprenderse que Paolo Guerrero es también un ser humano y siente las tristezas con la misma dimensión como sentiría las alegrías.

Frente a todo lo sucedido, es lógico entender el sentimiento peruano por tan lamentable pérdida. Las críticas de los analistas y comentaristas deportivos a favor o en contra. Después del fin de la batalla, muchos opinan que se equivocó y otros que hizo lo correcto. En nuestro caso, consideramos que persistir en su inocencia, sabiéndolo que lo es, corresponde a la actitud de toda persona que se sabe ajeno a las imputaciones.

Paolo ha demostrado con diversas pruebas que no es consumidor de cocaína y menos de sustancias prohibidas. Pero, la FIFA tiene su estructura y sus normas y en función de ello, antes nos beneficiamos con el abono de puntos que se le quitó a Bolivia, ahora nos quitan la posibilidad de contar con uno de los mejores jugadores peruanos en el Mundial de Fútbol Rusia 2018.

Las cosas han sucedido así, Paolo Guerrero con toda la valía futbolística no estará en la máxima competencia mundial y en este caso, los lamentos, las protestas y las declaraciones impropias no tienen mayor significancia. Las cosas son como son y nadie puede revertir este fallo y solo queda esperar de la sapiencia de Ricardo Gareca para no empañar la participación de Perú en el mundial.

Lamentamos lo sucedido; sin embargo sabemos que existen jugadores tan hábiles y tan motivados como Paolo para reemplazarlo. No creemos igualmente con los descréditos que se vienen repitiendo por analistas, por la madre de Paolo y otros que quieren tener la verdad cuando ya se conoce el resultado. Aceptar la derrota en una competencia también es valentía y en este caso, aunque injusto el fallo final, solo queda serenarse, superar y creer en los jugadores que vayan al mundial. 

Diario El Regional de Piura