Calienta tus músculos, abre tu mente: camina el mundo

Nelson Peñaherrera
Typography

ERP. Nelson Peñaherrera Castillo. El 20 de julio se iniciará la Caminata Wayakuntu, que se viene realizando hace una década -o al menos ese es el tiempo que la vamos cubriendo-, y que inicialmente buscó estrechar la unión del área binacional entre el cantón de Cariamanga (provincia de Loja, Ecuador) y el distrito de Ayabaca (Piura, Perú) tras determinar múltiples denominadores comunes geográficos y culturales.

La iniciativa es impulsada por un joven cariamangueño llamado Rodrigo Hidalgo, a quien puedo describir como un emprendedor cultural admirable y un idealista millones de veces más idealista que yo; o sea, saquen línea, porque eso de creer en la cuadratura del círculo para conseguir una rueda que permita avanzar, bueno, tendrían que conocerlo.

El caso es que la Caminata, que solía empezar en el complejo arqueológico de Aypate (el Machupicchu piurano) y terminaba en Cariamanga, a patada limpia (ojo), esta vez pierde altitud pero busca incrementar su valor.

Conmovido por los daños causados tras las lluvias torrenciales de El Niño Costero, Hidalgo pensó cómo la iniciativa podría matar dos pájaros de un tiro: promover el turismo de aventura y activar la economía local en base a esa actividad. Detalle: Rodrigo fue uno de los miles de voluntarios que, en lugar de ver la destrucción en su pantalla, se vino para acá a meter el hombro y ayudar.

Para hacer corto el cuento, resulta que la Caminata Wayakuntu se renombró como Caminata Solidaria Wayakuntu y trocó el valle del Calvas por el del Bajo Chira tocando al mismo mar desde donde nacen las nubes que catalizan la fertilidad de la cuenca del Catamayo-Turicarami. Así de poético.

Entonces, este 20 de julio, junto con algo más de un ciento de personas caminarán por diversas localidades allí donde el choque hispano-tallán comenzó hace 480 años, para decirle al mundo mediante la experiencia directa y las redes sociales en principio, que la zona más que regalos, necesita que la gente la valore como un destino turístico (quién sabe, geoturístico).

Claro que para convencerme de todo eso, el pobre Rodrigo tuvo que soportar mi sádico (lo reconozco) sistema de valoración periodística que consiste en atacar todos los puntos débiles de tu historia para comprobar cuán consistente es. Yo ya he cubierto la caminata antes como productor web (a ver si esta vez la hago como reportero) y sabía hasta dormido (sorry, mela Salazar, por robarte tu frase) que la iniciativa es atractiva por donde se la mire.

Lo que en todo caso busqué es que el 'news pitcher' se diera cuenta que cuando tratan de emocionarme antes que convencerme, es cuando más desconfiado soy.

Claro que ahora el pobre Rodrigo cada vez que me lanza un dato lo hace casi con miedo y respeto, suponiendo que se lo voy a refutar, pero digamos que surtió efecto porque me va directamente al punto y no me revolotea por las ramas. Lo que trato de decir es que su iniciativa cobra consistencia y valor cada día que pasa, y eso es excelente, y qué bueno que hayan autoridades y población que se sumen al sueño.

¿Cuál es mi temor ahora? en realidad tengo dos: la politiquerización de la actividad y que todo sea flor de unos días.

En lo primero, y como se lo he comentado a Rodrigo, siento que habrá autoridades, líderes y pobladores que tienen un agudo complejo de escapulario y buscarán colgarse del cuello del cariamangueño a toda costa para salir en la foto, como que ya ha pasado en la fase de preproducción.

Menos mal que el organizador no es ningún caído del palto y se dio cuenta (en todo caso siento que me lo contó para ver si detectaba también la mala leche).
Entonces, el riesgo allí es que ciertas personas busquen lucirse a sí mismas antes que lucir a su localidad, como si ellas fueran el atractivo turístico. Miren, no tengo nada contra quienes tengan vocación de vedette o stripper -mis respetos- pero sí deberían educar su criterio desde ahora y pensar en el sentido de la oportunidad (para sus pueblos) y no del oportunismo (para sí mismos).

En lo segundo, y como también se lo he comentado a Rodrigo, percibo que habrá mucho entusiasmo durante los días de la caminata (una localidad ya ha construido chozas de refugio para los caminantes), y cuando todo pase, nada nuevo pasará hasta que alguien llegue a meterles emoción otra vez. Eso es malo porque pone de relieve esa vocación tan arraigada en nuestro pueblo de que alguien siempre tiene que echarnos una mano, incluso para salir de un hoyo de un centímetro de profundidad, adormeciendo la capacidad de iniciativa y de creatividad.

Me parece bueno que ahora Rodrigo los busque y los conecte, pero me parecería fenomenal si es que esas comunidades empoderadas comienzan a buscar al mundo por sus propios medios y establecen los contactos incluyendo a Rodrigo (y los medios de comunicación también) en la lista.

Quien quiere emprender hace lo creativamente posible para llamar la atención y convertirse en una alternativa sostenible, generando independencia y prosperidad en todos los campos de la vida local sin renunciar a su identidad.

La Caminata Solidaria Wayakuntu le trae un cambio de mentalidad al Bajo Chira basado en apertura y en saber responder a las necesidades del mercado (si no, te mueres de hambre), y soy uno de los primeros convencidos en los potenciales de esa microrregión; pero, la actitud transformada debe nacer en la propia población con tal de marcar una diferencia y mejorar las cosas.

Claro que el pobre Rodrigo se frustra cada vez que me sale con una idea enfocada desde su experiencia ecuatoriana (donde las leyes se hicieron para promover el turismo) y que no funcionan en el sistema peruano (donde las leyes se hicieron para que los corruptos hagan su agosto todo el año), pero me parece que de ahora en adelante, lo mínimo que tenemos que hacer cuando nos salga con una de sus locas ideas es seguirlo apoyando, estándole agradecidos por esa fe infinita en una tierra que no lo crió pero que la siente propia, y respondiéndole con crecimiento y con inteligencia.

Entonces, la Caminata solidaria podrá activar otros lugares, enriquecida, fuerte, convincente, sostenible, irresistible.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)

caminata wayakuntu 1