Necesitamos bomberos ‘parameros’ que sepan cómo y tengan con qué

Nelson Peñaherrera
Typography

ERP/Nelson Peñaherrera Castillo. Cuando entrevisté a Juan Domingo Saldarriaga, comandante departamental en Piura del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (fb.me/7x7p5awhk), metí una pregunta a propósito de un evento que me notificaron en el que se iba a incluir un descenso por el río Piura desde la rápida de Curumuy: al revisar la convocatoria, noté que habían invitado a negocios, oficinas del Gobierno Regional y público en general.

Pero por ningún lado decía “bomberos”, “rescatistas” o “paramédicos” al menos.

Se lo pregunté a Saldarriaga fuera de la grabación tres días antes del evento, y me dijo que desconocía si se había pedido apoyo a los Bomberos Voluntarios; en todo caso eso lo tenía que conocer la Policía Nacional del Perú, lo que, sinceramente, ignoro.

También ignoro si hubo inconvenientes en el evento. Espero que no. Pero mi punto no es ése, sino la respuesta general que me dio Saldarriaga en la grabación: los bomberos saben cómo actuar en esos casos, pero no tienen con qué actuar, y no solo se extiende a rescate sino, por ejemplo, a los incendios que están consumiendo páramos, bosques de neblina y hasta bosques secos en el departamento de Piura.

A pesar del mejor esfuerzo del Gobierno Regional, ejército, SERNANP, ronderos y hasta estudiantes de la UNP por conformar brigadas para evitar que el fuego se propague –lo que me parece loable y positivo-, lo cierto es que no tienen experiencia sobre qué hacer en estos casos y menos tienen con qué.

El Regional de Piura ha informado que Bomberos han enviado algunos efectivos a la sierra, donde la situación ha puesto bajo amenaza incluso a las propias Huarinjas, pero dudo que los resultados mejoren, no porque les tenga mala fe sino porque no existe el equipamiento. De hecho se está pidiendo prestado todo, hasta herramientas.

Ahora bien, creo que muchos y muchas admiramos el trabajo de los Bomberos, damos fe de su mística y confiamos en su experiencia para afrontar estas emergencias; o sea, tenemos conocimiento y actitud al ciento por ciento.

Cuando pase este incendio de frentes múltiples (que amerita investigación a fondo, dicho sea de paso), ¿no sería oportuno sentarnos a pensar, sin oportunismos, en la necesidad de tener cuarteles de Bomberos, por lo menos, en Chalaco, Ayabaca, Pacaipampa, Canchaque, Huancabamba y Huarmaca?

Menciono esas localidades porque están ubicadas en puntos estratégicos desde donde se puedan acometer emergencias con mucha rapidez, considerando lo agreste de nuestra sierra y porque esa gente conoce mejor que nadie por dónde pisa.

Saldarriaga me dijo en la grabación que, quizás, no las ha formado hasta ahora porque no veía la necesidad. Bueno, ahora no solo la vio sino que hasta la olió, como me contó un amigo en la ciudad de Huancabamba al describirme cómo se quemaban los cerros Güitiligún y Colorado, que la resguardan.

Por cierto, este amigo sería buen candidato a bombero, aunque ya tiene 40 años y la edad máxima para ingresar al cuerpo es 25, si no me equivoco.

Entonces, lanzo la idea y espero que se discuta con criterio técnico por encima de todo. No es justo que los ecosistemas donde se forma el agua que tomamos se pierdan porque sabemos cómo pero no tenemos con qué.

(Opina al autor. Síguelo en Twitter como @nelsonsullana)